Desde el Partido:

La fecha del 20 de Octubre de 2012 fue muy importante para nosotros y para todos aquellos que creían y creen en UCIN, aquel día dejamos de ser coaliciones de electores y grupos independientes dispersos para convertirnos en un partido político.

A lo largo de estos años hemos hecho un gran esfuerzo todos los que creemos en este proyecto para llegar donde hemos llegado, estamos demostrando donde gobernamos que sabemos hacerlo y también demostramos lo que es estar en la oposición. Hemos ido sorteando los inconvenientes de hacerlo a través del diálogo, siguiendo siempre las directrices de nuestros programas electorales, cumpliendo nuestras promesas y el principio de procurar lo mejor y lo más justo para nuestros municipios en cada momento.

Y todo esto, en una situación de la economía española en la que los Ayuntamientos ven recortadas las aportaciones del estado y son cada día más las competencias impropias que nos vemos obligados a asumir, si queremos seguir manteniendo nuestra calidad de vida.

Este proyecto que comenzó con la Unión de Ciudadanos Independientes en Castilla la Mancha como partido político, fue avalado por más de sesenta partidos o agrupaciones de esta Región.

Unión de Ciudadanos Independientes no se sustenta, ni se ampara, en la inercia y el respaldo de los grandes partidos políticos de índole estatal o regional, sino en la vitalidad de nuestros militantes, de nuestros simpatizantes y de nuestros convecinos que nos dan la fuerza con sus votos.

UCIN en su nacimiento concilió en su seno doctrinas diferentes y nació sin unos principios férreos de dirigismo ideológico, en un momento de la historia en que las ideologías se confunden y se solapan, somos, por tanto, un claro exponente de sincretismo político, diferentes ideologías y planteamientos unidos bajo un fin común, el progreso de los ciudadanos y todo basado en el pragmatismo de la gestión y de la eficacia, sin enconamientos, ni confrontaciones innecesarias.

Ser Independiente no significa ser neutral o anodino, políticamente hablando, ser independiente es también ser ecléctico y plural y saber tomar y reconocer lo que de bueno tienen otras organizaciones y aplicarlo sin prejuicios.

Ser Independiente es uno de los ejercicios más complicados y complejos, pues la autocrítica debe ser base de nuestros principios, ya que si uno no es capaz de criticarse a si mismo desde el constructivismo positivista y renunciar a los intereses personales por el bien común o censurar aquellas consignas que considere injustas, no puede ser un buen independiente.

No estamos sometidos a la autoridad ideológica ni de partidos de derechas ni de izquierdas. Nuestro sistema de organización y gestión política se fundamenta en una conciliación estructurada e integrada de intereses diversos.

UCIN se constituye sobre la base de agrupaciones culturales y de diversa naturaleza de compromiso solidario mutuo.

Somos un partido de regeneración necesario ante el abandono de los ciudadanos, constantemente defraudados y ninguneados por un marco de bipartidismo. Una alternativa fresca que pretende escuchar los problemas de los ciudadanos.